Transportes por tierra, mar y aire

Tierra, mar y aire, las tres vías de transporte para poder trasladar personas, animales y objetos. Pero, ¿sabemos cómo funciona cada una de ellas? Pues bien, hoy vamos a intentar conocer un poco más sobre estos conceptos.

Por tierra

El trasporte terrestre siempre interviene en todos los envíos, es el básico y el esencial. Bien porque actúa de forma complementaria con un transporte aéreo o marítimo, o porque el envío en su totalidad se hace por carretera. Es el más recomendable en envíos a corta e incluso a media distancia, porque con las infraestructuras y vehículos que hay en la actualidad, se pueden hacer envíos entre países cercanos, con la misma rapidez que con el trasporte aéreo. Además, la eliminación de la aduana dentro de la Comunidad Económica Europea ha ayudado mucho a este tipo de transporte, ya que es la forma de evitar los controles en cada frontera por la que el camión tiene que pasar.

Hay varios tipos de transporte internacional por carretera, en función del tipo de vehículo que se contrata y en función de las instalaciones que tengan en las direcciones de recogida y entrega, ya que a veces los vehículos necesitan algún medio para ayudar en la carga y descarga como trampillas elevadoras o grúas automáticas. Como nos indican desde Star Cargo, se pueden usar furgonetas, camiones o trailers.

La documentación que se utiliza para el transporte terrestre, ya sea internacional o nacional, puede ser o un albarán o una carta de porte, en ambos casos se detallan el trayecto realizado y los datos de la mercancía.

Por aire

El trasporte aéreo de mercancías nacional e internacional normalmente se utiliza para mandar mercancías que debido a su naturaleza o su uso, necesitan un medio de transporte rápido. Entre dos aeropuertos se forma una ruta aérea, que suele ser operada por varias compañías aéreas, a pesar de esto, siempre hay diferencias entre unas y otras, ya sea porque unas ofrecen mejores precios o porque tienen una ruta más rápida, sin escalas o con menos escalas o porque tienen aviones más grandes, que permiten realizar envíos de mayor cantidad de kilos o con unas dimensiones mayores.

Los envíos aéreos se pueden hacer en tres tipos de aviones diferentes, como nos indican desde Star Cargo, con aviones de pasajeros, utilizando las bodegas de la parte inferior del avión, y Aviones cargueros, que no admiten pasajeros y están destinados exclusivamente al trasporte aéreo de mercancías. Dado que no tienen compartimentos con asientos para los pasajeros, admiten más cantidad de carga y mercancías de mayor tamaño.

Envíos chárter, en los que se alquila un avión en exclusiva para un envío concreto. Hay que contratar a los pilotos y pedir permisos en los aeropuertos de origen y destino, algo que, aunque puede ser más complejo, una empresa puede organizar sin incidencias en el menor tiempo posible

Por mar

El trasporte marítimo se caracteriza por ser un trasporte económico y con la capacidad de realizar envíos muy grandes a cualquier parte del mundo. Como inconveniente tenemos que el tiempo de trasporte es mayor, por lo que no es válido para mercancías que tengan que llegar a destino con cierta rapidez. Hay dos formas de realizar un transporte marítimo, dependiendo de la cantidad de mercancía a transportar. Normalmente se hace el envío alquilando el espacio necesario dentro del contenedor, por lo que la mercancía de muchos expedidores viaja dentro del mismo contenedor. Otra forma de envío es alquilando un contenedor completo. Esto tiene sentido hacerlo cuando se tiene que enviar mucha mercancía, para que compense económicamente.

Eso sí, tanto por mar, tierra o aire, lo que tenemos que tener claro es que hay que contar con un seguro obligatorio que cubra el transporte de las mercancías, y a petición del cliente, también se puede asegurar el total del valor de su mercancía. Además, mediante una póliza flotante contratada, siempre con empresas punteras del sector de los seguros, podemos asegurar a los clientes de que no habrá ningún problema, en caso de tener que efectuar una reclamación.

Y ojo, no nos queremos olvidar del transporte animal. El transporte de animales domésticos suele crear gran confusión, principalmente porque el transporte se tiene que hacer de forma necesaria, forzado por las necesidades de la vida, porque se tiene que cumplir una normativa específica y porque se requiere una documentación concreta por parte de las aduanas, los veterinarios y las compañías aéreas. Por eso, siempre está bien conocer toda la información de este tema.

 

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones

¿Qué reforma necesita nuestro piso para tener licencia turística?

Hoy en día los alquileres de pisos turísticos están de moda. Esto provoca que la mayoría de las personas busquen rentabilizar su piso subiéndose a este carro, ya que saben que hay muchísima demanda de turistas que prefieren una acogedora casa antes que una fría habitación de hotel.