Las 10 dietas más populares: ¿qué las hace especiales?

Además de las dietas vegetarianas y veganas, también hay muchas otras formas de nutrición, como la dieta Paleolítica o la Clean Eating.  Existen numerosas dietas que se centran en ciertos grupos de alimentos y prohíben otros de su dieta. Hay diferentes motivos detrás de esto, como la religión, razones de salud, razones éticas, un cambio en la dieta en la vejez y mucho más. La nutrición es algo tan común y, sin embargo, tan individual que a veces no es tan fácil hacer un seguimiento de las diferentes dietas y lo que significan.

Los profesionales en nutrición ICOA, así como los médicos y nutricionistas, siempre aconsejan que los expertos sean quienes elaboren tu menú personalizado, de modo que aportes a tu organismo todos los nutrientes esenciales para la salud. Sin embargo, vamos a señalar a modo curioso cuáles son las 10 dietas más populares hoy en día:

¿Cuáles son las 10 dietas más comunes?

Entre las numerosas dietas que existen, algunas son particularmente comunes en la sociedad. Estas son las 10 más comunes:

1. Dieta vegetariana: carne, ¡no, gracias!

La dieta vegetariana no incluye carne ni pescado. Sin embargo, se comen otros productos derivados de animales como leche, queso o huevos, así como sustitutos alternativos de la carne. Según el informe de nutrición del Ministerio de Salud, el 10 por ciento de las personas en España consumen una dieta vegetariana, y la tendencia está aumentando.

2. Dieta vegana: Todos los productos animales están prohibidos

La dieta vegana no solo evita el pescado y la carne, sino también todos los demás productos derivados de lo animales. Por lo tanto, la dieta está completamente basada en plantas. La dieta vegana es la forma más sostenible de nutrición, ya que es buena para el medio ambiente, el clima y la salud. Según el informe de nutrición del Ministerio de Salud, el 2 por ciento de las personas en España viven veganas. Muchos veganos convencidos también evitan los productos animales en el vestido o la decoración, como el cuero, más allá de su dieta.

3. Dieta flexitariana: También conocidos como vegetarianos a tiempo parcial

Los flexitarianos diseñan su dieta de manera flexible y conscientemente reducen su consumo de carne sin renunciar constantemente a ella. También pueden ser llamados vegetarianos a tiempo parcial, ya que rara vez comen carne. Además, generalmente prestan atención a las condiciones de origen y producción de carne y, por ejemplo, comen solo carne orgánica. La dieta del futuro también dependerá de los insectos como fuente de proteínas para sustituir el alto consumo de carne y crear alternativas. La tendencia de los alimentos saludables suaves se centra en la nutrición sostenible, regional y estacional, en la que la nutrición consciente tiene prioridad sobre la renuncia a ciertos alimentos.

4. Dieta pescatariana: pescado sí, carne no

Los pescatarianos se abstienen de comer carne y derivados, pero comen pescado y mariscos. El término proviene de la palabra latina «piscis» para peces. En comparación con los vegetarianos puros, los pescetarianos a menudo reciben mejores ácidos grasos omega-3, porque se encuentran en pescados y mariscos en una forma que es fácil de digerir para el cuerpo. Dado que no comen carne, sino que absorben los nutrientes saludables del pescado y, por lo tanto, están bien abastecidos, una dieta pescetariana es una de las dietas más saludables si solo nos fijamos en los valores nutricionales.

5. Dieta frutariana: No mates plantas

Los frutarianos comen una dieta vegetariana y esta se basa principalmente en la fruta. Sólo hay un pequeño grupo de frutarianos en España. Su objetivo es que su dieta no cause daños a las plantas de las que proviene su alimento, es decir, solo comen fruta que ha caído del árbol o grano que ya ha muerto durante la cosecha. Las verduras o frutas que se recogen o cortan no son consumidas por los frutarios. La idea básica detrás de la dieta frutaria es ideológica y se remonta al hecho de que las plantas, como los animales, tienen derecho a una vida apropiada para su especie y no son «asesinadas». Los frutarianos están en riesgo de deficiencias de nutrientes porque no comen muchos alimentos que son importantes para una dieta equilibrada y saludable.

6. Dieta paleontológica: comer como en la Edad de Piedra

La dieta Paleo se basa en la dieta de la Edad de Piedra y es de la opinión de que los genes de los humanos no han cambiado durante miles de años, por lo que una dieta como lo fue en la Edad Paleolítica sigue siendo buena para él hoy en día. La dieta Paleo evita alimentos como lácteos, granos, legumbres y azúcar. La atención se centra principalmente en la carne, el pescado, los mariscos, las verduras, las frutas y los frutos secos.

7. Dieta baja en carbohidratos: Debe ser ligero y bajo en carbohidratos

La dieta baja en carbohidratos no contiene alimentos que contengan carbohidratos. La pasta, el pan, los pasteles y también las patatas, el arroz o los dulces (porque el azúcar también son carbohidratos) solo se consumen en pequeñas cantidades en esta forma de nutrición. Las legumbres también son ricas en carbohidratos y no juegan un papel en una dieta baja en carbohidratos. A menudo, como parte de una dieta, se usa una dieta baja en carbohidratos con la esperanza de que los kilos bajen. Sin embargo, los expertos describen esta forma de nutrición como demasiado unilateral.

8. Dieta de la alimentación limpia (Clean Eating): Concentrarse en la salud

La alimentación limpia se trata de comer una dieta lo más saludable y variada posible. Los alimentos de conveniencia, la comida rápida, los productos de trigo y los alimentos procesados no están en el menú de alimentación limpia, pero la comida fresca y casera forma el centro de esta dieta. Granos enteros, frutas, verduras, grasas saludables, así como productos lácteos y carne son el foco de esta dieta. Lo mejor de todo es que estos alimentos también son regionales, de temporada y orgánicos, por lo que aportan el máximo de nutrientes con un mínimo de impacto en la salud y el medio ambiente.

9. Dieta cetogénica: cambios metabólicos para la quema de grasa

Pocos carbohidratos (máximo 20 gramos por día), pero una gran cantidad de grasa en la dieta cetogénica en el cuerpo debe garantizar que el metabolismo cambie. El trigo, el arroz, las patatas y los productos azucarados son tabú, pero en su lugar se sirven pescados grasos, carne, huevos y verduras bajas en carbohidratos como el brócoli, el calabacín o los tomates. La fruta debe comerse con poca frecuencia, ya que contiene mucho azúcar. Con la fuerte reducción de carbohidratos, el cuerpo extrae más de su energía de las grasas, de modo que el cuerpo entra en cetosis y quema más grasa.

10. Dieta halal: Cuando la religión influye en la dieta

Alrededor del 4 por ciento de las personas en Europa viven halal (halal = permitido). La dieta halal es una forma de nutrición que está determinada por la religión, más precisamente por el Corán. Por ejemplo, la carne de cerdo, la gelatina y el alcohol son tabú (haram = prohibido). Los alimentos halal son frutas, verduras y productos de granos, productos lácteos, grasas vegetales, azúcar y miel, especias, vinagre, café, té y carne sacrificados de acuerdo con las reglas halal. No siempre es evidente de inmediato si los alimentos en el supermercado cumplen con los criterios halal. La certificación halal hace que sea más fácil al comprar.

Conclusión: Cada forma de nutrición tiene sus ventajas y desventajas

Cada una de estas 10 dietas tiene sus ventajas y desventajas. Si bien los efectos de una dieta vegetariana o vegana ahora están muy bien investigados y también se conocen los efectos positivos para la salud, solo unas pocas personas han lidiado con una dieta frutaria hasta ahora.

Ninguna de estas dietas está completamente exenta de aspectos negativos, por lo que siempre es una consideración personal de lo que elijas. En parte, las creencias personales son la razón detrás de una dieta, como los veganos, y en parte, son simplemente aspectos de salud como la alimentación limpia o el vegetarianismo. Perder peso también es una motivación concreta para que muchas personas cambien a una dieta determinada, pero la dieta baja en carbohidratos o la dieta cetogénica no son adecuadas para todos.

No está de más consultar siempre con un médico si estás comiendo una dieta extrema y asegurarte de que te suministren los nutrientes más importantes en todo momento. Los síntomas de deficiencia generalmente se manifiestan por síntomas difusos, pero pueden ser muy peligrosos. Por lo tanto, un análisis de sangre regular es aconsejable y, en combinación con una dieta equilibrada y variada, la mejor manera de sentirse bien, saludable y productivo.

Un nutricionista o médico podrá elaborar a medida tu dieta conforme tus creencias y, a la vez acorde a tu estado de salud. Puede crear dietas familiares para que niños y adultos tengan siempre su disposición de nutrientes esenciales al organismo.

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones

Ortodoncia en niños

Cuando los niños desarrollan la totalidad de su dentadura, es cuando llega el momento perfecto de atender cómo se encuentran